Uso de la ocupación como medio terapéutico

El uso de la ocupación como medio terapéutico es una de las forma más frecuentes de intervención desde la terapia ocupacional.

La terapia ocupacional utiliza la ocupación como herramienta terapéutica para lograr cambios en los niveles de disfunción ocupacional posibilitando la adquisición, el reestablecimiento o mantenimiento de las habilidades del paciente para conservar un desempeño ocupacional balanceado.

La ocupación según el Marco de Trabajo es vista como “actividades que tienen un significado único y un propósito en la vida de la persona”. Este documento plantea que la ocupación es un elemento clave de la identidad personal y que su uso y elección puede ser considerado como un indicador de salud. Según la OMS “la Salud se puede ver afectada por la incapacidad de llevar a cabo actividades y participar en la vida”

Para que las ocupaciones generen un cambio en el desempeño ocupacional de los pacientes es vital que se seleccionen de forma sistemática y específica, bajo un contexto teórico que justifique el estudio y uso de la misma.

Criterios para seleccionar una ocupación:

  • Que sea coherente con la etapa del desarrollo: debe ser congruente con la maduración física y psíquica y con las exigencias sociales.
  • Que respete los intereses individuales: deben ser acordes a los gustos y preferencias del paciente, ocupaciones significativas generan más adherencia al tratamiento.
  • Que presente potencial terapéutico: valorar una actividad como posibilitadora de cambio.
  • Que sea factible de ser graduada y adaptada: a través del análisis de la actividad se resuelve la graduación o adaptación de la actividad.

100_1936

En el trabajo específico de gerontología, la terapeuta ocupacional debe considerar además de los criterios establecidos, la historia ocupacional del paciente, la posibilidad de contar con el grupo familiar o equipo de profesionales para establecer qué ocupaciones se seleccionarán como medio terapéutico para lograr cumplir con los objetivos establecidos en el plan de tratamiento.

100_1948

La elección de ocupaciones significativas y la participación familiar posibilitan una mayor adherencia y compromiso en el tratamiento así como el sostenimiento y fortalecimiento de la identidad personal generando un incremento en la motivacion y autoestima del adulto mayor.

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Tu opinión es muy importante para mi

Si te gustó lo que escribí me encantaría recibir tus comentarios ¡Los espero!

  1. Pingback: LESLIE
  2. Pingback: RONALD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *