Tecnología de Apoyo: Productos de Apoyo en Personas Mayores

Tecnología de Apoyo: Productos de Apoyo en Personas Mayores. Tecnología de apoyo es un concepto relativamente nuevo, surge de la evolución que han tenido los productos de apoyo y las intervenciones terapéuticas. Con el término Tecnología de apoyo se considera, no sólo los productos de apoyo, sino también aquellas intervenciones que brindan solución a una problemática, como es el caso de los métodos alternativos utilizados desde la Terapia Ocupacional.

Dentro de la Tecnología de apoyo se encuentran los productos de apoyo, que se denominaban ayudas técnicas, según la ISO – 9999  son: “Cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipo, instrumentos y software) fabricado especialmente o disponible en el mercado, utilizado por o para personas con discapacidad destinado a facilitar la participación; proteger, apoyar, entrenar, medir o sustituir funciones/estructuras corporales y actividades; o prevenir deficiencias, limitaciones en la actividad o restricciones en la participación”

Tecnología de Apoyo: Productos de Apoyo en Personas Mayores posibilitan compensar los déficits de las funciones y estructuras corporales minimizando las limitaciones y evitando la restricción en la participación de las ocupaciones significativas de las personas en los entornos reales de ejecución.

En el envejecimiento normal se producen alteraciones en las funciones y estructuras corporales que limitan la ejecución de las actividades de la vida diaria, si bien en ocasiones las personas mayores pueden resolver satisfactoriamente la situación a través de métodos alternativos de desempeño, los productos de apoyo intervienen como facilitadores del desempeño.

Asimismo además del proceso de envejecimiento, hay enfermedades que son prevalentes en esta etapa de la vida y que impactan negativamente en las ocupaciones significativas, como la artritis, artrosis, enfermedades cardiorespiratorias, secuelas de accidente cerebro vascular, enfermedad de Parkinson, temblor esencial, alteraciones auditivas y visuales entre otras. Dichos cuadro producen diversos déficits en las funciones y estructuras corporales. Productos de apoyo como engrosadores de mango, vasos con asas, utensilios con peso o diferentes tamaños, antideslizantes, son algunos de los productos de apoyo que contrarrestan los déficits sosteniendo la autonomía de las personas mayores.

 

 

 

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *