Síndrome de Inmovilidad

El Síndrome de Inmovilidad, es uno de los gigantes de la geriatría, el mismo representa un indicador del nivel de salud y calidad de vida del adulto mayor, determina el grado de dependencia. Este síndrome conlleva a la aparición de complicaciones médicas, dependencia en las AVDB y es un factor de institucionalización.

El Síndrome de Inmovilidad se caracteriza por una reducción marcada en la tolerancia al ejercicio, progresiva debilidad muscular y perdida de automatismo y reflejos posturales que imposibilitan la deambulación (en casos graves).

Causas del Síndrome de Inmovilidad:

  • Síndrome de descondicionamiento por desuso, suele presentarse tras periodos prolongados de encamamiento.
  • Enfermedades: músculo esqueléticas, neurológicas, cardiovasculares, etc.
  • Causas ambientales: barreras arquitectónicas, falta de ayudas técnicas y equipamiento personal y ambienta.
  • Causas sociales: soledad, falta de redes sociales.

Complicaciones del Síndrome de Inmovilidad:

  • Orgánicas: atrofias musculares, contracturas y anquilosis articulares, ulceras por decúbito, trombosis venosa profunda, etc.
  • Psicológicas: trastornos depresivos, deprivación sensorial, deterioro cognitivo, síndrome de incapacidad aprendida, miedo al caer, etc.
  • Sociales: aislamiento, incapacidad de autocuidado, institucionalización.

El objetivo fundamental de la terapia ocupacional es lograr la participación del adulto mayor en su medio ambiente, generando el máximo nivel de independencia posible en la ejecución de las AVD, esto se logra a través de ejecutar medidas de posicionamiento anatómico funcional, movilización pasiva de MMSS y MMII, movilización activa, aplicación de calor en articulaciones (facilita estiramiento y disminuye los niveles de dolor), entrenamiento en transferencias para facilitar la alimentación y la ejecución de AVDB, incorporar equipamiento personal y ambiental que generen transferencia y marcha segura.

Asimismo se interviene desde la prevención de este Síndrome a través de la promoción de hábitos saludables, como el mantenimiento de actividad física acorde a la edad y capacidades motrices, evitar la sobreprotección de los cuidadores minimizando el nivel apoyo impartido por ellos en la ejecución de las AVDB. Adaptación del hogar para mejorar la movilización dentro del mismo.

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Tu opinión es muy importante para mi

Si te gustó lo que escribí me encantaría recibir tus comentarios ¡Los espero!

  1. Hola un saludo soy enfermero y coordino el area de enfermeria de la Fundacion Alzheimer aca en Santiago de Cali Colombia quiero agradeserte la informacion tan clara y presisa sobre el Sindrome de Inmovilidad nyevamente gracias.un abrazo fraternal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *