Manejo de síntomas conductuales en demencia

sintomas conductuales plena identidad

El manejo de los síntomas conductuales es de suma importancia para los profesionales, familiares y cuidadores de las personas que presentan algún tipo de demencia. Los síntomas conductuales producen que el desempeño de la persona sea muy diferente al habitual.

Los síntomas conductuales repercuten en la funcionalidad del adulto mayor, impactan en la calidad de vida del cuidador o grupo familiar, aumenta la probabilidad de institucionalización y frecuentemente lleva a la medicación farmacológica.

Dimentia brain problem medical  and health care concept symbol on a grunge parchment texture as a vintage document with gears and cogs as icons of medicine and human intelligence.


Síntomas conductuales más frecuentes y pautas para su manejo:

  • Depresión: con presencia de angustia, llanto, aislamiento y síntomas menos evidentes como cambios en el apetito, ideas de muerte. Reforzar actividades que han sido del agrado del adulto mayor.
  • Apatía: se caracteriza por la falta de iniciativa y disminución en la expresividad. No exija cosas que el adulto mayor no pueda realizar.
  • Agitación: aumento de la actividad motora, puede haber deambulación. Identificar qué puede disparar la conducta, evitar ambientes sobre-estimulados, intentar atraer al adulto mayor con actividades significativas.
  • Agresividad: puede ser verbal o física, causada por múltiples factores como alucinaciones o frustración por no poder hacer tareas cotidianas. No confronte, conservar la calma. No personalice las reacciones, son parte de la enfermedad. Evitar situaciones novedosas o ambientes sobre estimulados.
  • Alucinaciones: de cualquier modalidad sensorial. Corregir factores ambientales como mala iluminación. No discuta ni confronte, sea comprensible.

Otros síntomas: irritabilidad, delirios, trastornos del sueño, trastornos de la conducta sexual, entre otros.

Los síntomas conductuales pueden generar estrés en el cuidador que podría desembocar en una situación de maltrato sobre el adulto mayor. Por esto se debe comprender que estas conductas son parte de un cuadro clínico que no son reacciones hacia la persona de uno.

Como profesionales de la salud, debemos realizar asesoramiento al grupo familiar y al cuidador acerca de los diversos síntomas conductuales que se presentan en la demencia. Trasmitir las características de los mismos, así como técnicas y estrategias para su manejo, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del adulto mayor y asegurar una sólida contención a la persona que tiene el rol de cuidador.

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Post relacionados

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Tu opinión es muy importante para mi

Si te gustó lo que escribí me encantaría recibir tus comentarios ¡Los espero!

  1. Pingback: ALVIN

Tu opinión es muy importante para mi

Si te gustó lo que escribí me encantaría recibir tus comentarios ¡Los espero!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *