Determinantes conductuales para un envejecimiento activo

El envejecimiento activo “es el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen” según la OMS.

envejecimiento activo

Existen determinantes conductuales para lograr un envejecimiento activo y saludable, las mismas se deben desarrollar desde la juventud y son las siguientes:

  • Evitar el tabaquismo: es un factor de riesgo, no sólo de enfermedades pulmonares sino que afecta a la capacidad funcional de las personas mayores al disminuir la densidad ósea, fuerza muscular y la capacidad respiratoria.
  • Realizar actividad física periódicamente reduce el riesgo de enfermedades crónicas y retrasa el declive funcional. Tiene beneficios sobre la salud mental y el contacto social. Mantiene la independencia.
  • Alimentación saludable: protege al organismo de contraer enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión arterial, la obesidad, la artritis y algunas formas de cáncer. La mala nutrición puede llevar a sufrir de obesidad, de enfermedades crónicas y discapacidades a medida que las personas se hacen mayores.
  • Salud bucal: el escaso cuidado de la boca puede asocia a la desnutrición y, en consecuencia, aumentan los riesgos de contraer diferentes enfermedades no transmisibles.
  • Alcohol en la vejez: los cambios metabólicos aumentan la predisposición a las enfermedades relacionadas con el alcohol, como la desnutrición y las enfermedades hepáticas, gástricas y del páncreas. Asimismo, se incrementa el riesgo de caídas y lesiones relacionadas con el alcohol, así como posibles peligros relacionados con la mezcla de alcohol y medicamentos.
  • Medicamentos: por cuestiones económicas puede no ser fácil acceder a los medicamentos solicitados por el médico o en el caso contrario la polifarmacia genera efectos adversos.
  • Cumplimiento terapéutico: esto implica poder adoptar y mantener una serie de conductas (por ejemplo, una dieta sana, actividad física, no fumar), así como tomar los medicamentos bajo la dirección de un profesionalsanitario.

La Terapia Ocupacional es una disciplina que interviene en la generación y constitución de hábitos saludables, mediante la promoción de la salud y prevención de la enfermedad. El objetivo fundamental es el diseño y la implementación de una rutina equilibrada con conductas que predispongan al envejecimiento activo.

Más información: Envejecimiento activo: un marco politico

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Tu opinión es muy importante para mi

Si te gustó lo que escribí me encantaría recibir tus comentarios ¡Los espero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *