Consejos para vivir con Artritis Reumatoide

La intervención de la terapia ocupacional en la artritis

Consejos para vivir con Artritis Reumatoide, es muy importante conocer acerca de la enfermedad para continuar realizando todas aquellas actividades que conforman el desempeño ocupacional.

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune, o sea es el resultado del daño que el propio sistema inmunológico realiza en los tejidos sanos. Los principales síntomas de la Artritis reumatoide son dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones. Las limitaciones del arco del movimiento y deformidades son habituales en las articulaciones afectadas. Puede afectar cualquier articulación, pero es común en las muñecas y los dedos.

No solamente afecta a las articulaciones, es una enfermedad sistémica, esto quiere decir que otros órganos del cuerpo pueden verse dañados.

Los síntomas de esta enfermedad pueden impactar negativamente en la ejecución de las actividades de la vida diaria, generando frustración y disminuyendo los niveles de capacidad funcional.

Consejos para vivir con Artritis Reumatoide
Consejos para vivir con Artritis Reumatoide

Consejos para vivir con Artritis Reumatoide:

  • Realizar Actividad Física: En periodos de exacerbación de los síntomas disminuir la actividad física pero no eliminarla. No sostener las mismas posiciones por mucho tiempo. Encontrar actividades físicas que disminuyan los síntomas.
  • Mantener el peso: sostener el peso recomendado por el nutricionista mejora el accionar de las articulaciones afectadas.
  • Eliminar situaciones estresantes: los factores emocionales pueden activar la enfermedad, por eso es necesario encontrar un balance saludable en la vida.
  • Protección articular: aprender a usar correctamente las articulaciones, evitando posiciones o movimientos inapropiados evita el incremento del dolor y la destrucción / deformidad articular. Ejemplo: no escurrir el trapo de piso con las manos.
  • Conservación de la energía: simplificar las actividades que conforman nuestra rutina diaria, equilibrando la actividad con pausas y descansos es vital para evitar la fatiga.
  • Incorporar productos de apoyo: los productos de apoyo son dispositivos que facilitan la ejecución de las actividades, evitando la realización de fuerza y movimientos inadecuados que aumentan los síntomas de la enfermedad. Ejemplo: abre botellas o frascos.
  • Hacer modificaciones en el hogar: la colocación de barras en el baño, eliminar la bañadera, redistribuir las alacenas de la cocina, etc.
  • Buscar apoyo: ya sea de familiares, amigos, o grupos de asesoramiento permite compartir lo vivido, conocer más acerca de la enfermedad y recuperar la sensación de control en nuestra vida.

Soy Jimena Garriga y desde Plena Identidad expongo mi experiencia en Terapia Ocupacional y Psicogerontología buscando generar lazos académicos y profesionales que ayuden a mejorar la vida diaria de las Personas Mayores ¡Contáctame!

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *