Caídas

Las caídas, son uno de los cuatro gigantes de la geriatría. Las caídas son la principal causa de lesiones, de incapacidad e incluso de muerte en los adultos mayores.

Factores de riesgo:

Intrínsecos (relacionados con el propio paciente):

  • Alteraciones fisiológicas relacionadas con la edad (alteraciones en la visión, disminución del tono y fuerza muscular, alteraciones articulares, cambios en la marcha, enlentecimientos en los reflejos, etc.)
  • Enfermedades agudas y crónicas (patologías cardíacas, neurológicas, del aparato locomotor, etc.)
  • Interacciones farmacológicas (pueden producir deterioro en el estado de alerta, hipotensión postural, disfunción vestibular, etc.)

Extrínsecos (derivados de la actividad o el entorno):

  • Calidad de los entornos y ambientes donde se desempeña el adulto mayor (domicilio, calle, transporte, etc.).
  • Tipo de actividades que desempeñan los adultos mayores (levantarse de la cama, sentarse, bajar escaleras, tropezar con objetos pueden ser causas de caídas en la ejecución del desempeño ocupacional)

Caídas

Consecuencias:

  • Físicas: fracturas, contusiones, heridas, disminución en la movilidad, TEC, etc.
  • Psicológicas: miedo a caerse nuevamente, pérdida de confianza, síndrome post caída (disminución en la ejecución de las actividades habituales, de las AVDB y AVDI)
  • Sociales: aislamiento social, disminución en las relaciones sociales, dependencia funcional y pérdida de la autonomía.

Intervención desde Terapia Ocupacional:

Desde la Terapia Ocupacional se puede intervenir en la prevención de caídas, realizando el análisis del desempeño ocupacional y la evaluación de los ambientes y los entornos de ejecución, se identifican los factores de riesgo presentes y se implementan medidas para suprimirlos o minimizar los mismos.

Cuando el adulto mayor se ha caido, la intervención terapéutica radica en la elaboración de ejercicios para recuperarse de las secuelas, diseño y confección de ayudas técnicas, asesoramiento sobre modificación ambiental y equipamiento personal y reorganizando el desempeño ocupacional del paciente para que retome sus ocupaciones lo antes posible sosteniendo la autonomía personal.

Compartir en:Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Jimena Garriga

Lic. en Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires, Especialista en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, Coordinadora de Instituciónes Psicogeriatricas y de grupos de estimulación Cognitiva aplicada a la independencia cotidiana.

Tu opinión es muy importante para mi

Si te gustó lo que escribí me encantaría recibir tus comentarios ¡Los espero!

  1. Pingback: Charlie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *